Skip to content

Comprometidos con el Desarrollo Sostenible del Medio Ambiente, aplicamos las mejores técnicas ambientales en nuestro cultivo.

En Coto bajo producimos nuestro AOVE aplicando técnicas agrícolas y de producción acordes a las certificaciones de Producción Integrada y Producción Ecológica.

Los mecanismos de regulación naturales que utilizamos en los procesos de producción, elaboración y transformación, aportan valor añadido al producto. De esta manera, respondemos a la demanda de los consumidores en lo relativo a conservación del ecosistema productivo agrícola y a reducción de contaminantes. Así, nuestros aceites son obtenidos a través de procesos naturales que aportan la máxima seguridad alimentaria y un gran valor nutricional.

Uno de nuestros principales objetivos es el cuidado del Medio Ambiente, por lo que optimizamos el uso de nuestros recursos en su favor, incorporando parte de los restos de poda al suelo y con el alperujo producimos enmiendas orgánicas (abono) y biomasa.

Mecanismos de
regulación natural

Utilizamos mecanismos de regulación naturales que proporcionan valor añadido al producto, tanto en su proceso de producción como de elaboración y transformación. Respondiendo así a las demandas de los consumidores en cuanto a conservación del ecosistema productivo agrícola y reducción de los contaminantes, para consumir productos obtenidos a partir de procesos naturales con la máxima seguridad alimentaria y valor nutricional.

Con el objetivo de cuidar el Medio Ambiente optimizamos el uso de nuestros recursos, incorporamos parte de los restos de poda al suelo y con el alperujo producimos enmiendas orgánicas (abono) y biomasa.

Economía circular

¿De qué está compuesta la aceituna? Un 20% es aceite de oliva y el otro 80% masa y hueso.

En Coto Bajo, separamos la masa del hueso para darle a cada uno un uso diferente:

La masa (alperujo), la transportamos a nuestra Planta de Compostaje, dónde, unida a los restos de la poda, nos permite producir enmienda orgánica, que más tarde será utilizada como abono para el suelo de nuestro olivar.

Con el hueso de la aceituna, producimos calor. Una parte del hueso que obtenemos de la producción de aceite la utilizamos como energía calorífica en la caldera de nuestra almazara. La cantidad restante se destina al sector de la biomasa o la cosmética, entre otros.